Cosmetorexia: el abuso de la cosmética como posible enfermedad

La cosmetorexia es un término no oficial utilizado para describir una obsesión o preocupación excesiva por los cosméticos y los procedimientos estéticos con el fin de alterar la apariencia física. Aunque no es reconocido como un trastorno específico en los manuales diagnósticos de enfermedades mentales, como el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) o la CIE-11 (Clasificación Internacional de Enfermedades), este comportamiento puede estar relacionado con trastornos psicológicos más amplios, como el trastorno dismórfico corporal (TDC) o la ansiedad relacionada con la imagen corporal.

Definición y Síntomas

La cosmetorexia se caracteriza por una preocupación excesiva por la apariencia física, que lleva a la persona a realizar un uso compulsivo de productos cosméticos y a someterse frecuentemente a tratamientos estéticos, incluso cuando no son necesarios o su seguridad y eficacia pueden estar en duda. Los síntomas pueden incluir:

  • Gasto excesivo de tiempo y dinero en productos cosméticos y tratamientos estéticos.
  • Ansiedad o estrés significativo relacionado con la apariencia física.
  • Una necesidad constante de validar la apariencia con otros.
  • Evitar situaciones sociales por inseguridad sobre la apariencia física.

Posibles Efectos

Físicos: El uso excesivo de cosméticos y procedimientos estéticos puede tener efectos adversos en la salud física, como reacciones alérgicas, infecciones, cicatrices, y en casos extremos, complicaciones graves derivadas de procedimientos estéticos mal realizados.

Psicológicos: La cosmetorexia puede estar asociada con una baja autoestima, depresión, ansiedad, y trastornos alimentarios. La obsesión por una apariencia “perfecta” puede llevar a una distorsión de la imagen corporal, donde la persona no puede percibir su apariencia de manera realista.

Sociales: Las personas con esta preocupación pueden aislarse socialmente, evitar actividades que antes disfrutaban, o experimentar dificultades en sus relaciones personales debido a la obsesión por su apariencia.

Tratamiento y Recomendaciones

El tratamiento de la cosmetorexia implica abordar los síntomas y comportamientos subyacentes, que a menudo están relacionados con trastornos de la imagen corporal y la autoestima. Esto puede incluir:

  • Terapia psicológica: Terapias como la terapia cognitivo-conductual (TCC) pueden ayudar a cambiar los patrones de pensamiento negativos y a mejorar la autoestima y la imagen corporal.
  • Medicación: En algunos casos, pueden recetarse medicamentos para tratar la ansiedad o la depresión subyacente.
  • Educación y apoyo: La educación sobre los efectos y riesgos de los procedimientos estéticos, así como el apoyo de grupos o terapia de grupo, pueden ser beneficiosos.

Aunque la cosmetorexia no es un diagnóstico clínico formal, representa un conjunto de comportamientos que pueden tener serias repercusiones en la salud física y mental. Reconocer los signos y buscar ayuda profesional es crucial para cualquier persona que luche contra estos comportamientos. La aceptación y el amor propio son fundamentales en el camino hacia la recuperación, recordando que la verdadera belleza radica en la diversidad y la autenticidad de cada individuo.

Suscríbete gratis para estar al día de todas nuestras noticias

También te interesará leer

Deja un comentario